Creemos que la vida es un hecho extraordinario del que somos parte día a día. Si queremos ser capaces de mirar todas las oportunidades que nos ofrece, se requiere de un profundo trabajo interno que genere libertad y responsabilidad en el sujeto, solo así se puede actuar e intervenir en lo externo, observarse y reconocernos en nuestras propias luces y sombras, generando la libertad necesaria para poder optar por los caminos del bienestar.


 

Fractal es una Escuela Ontológica para el Desarrollo Humano. Un espacio que ofrece diferentes programas de formación que integran el aprendizaje en el dominio cognitivo, emocional y corporal, con foco en la excelencia para el logro de resultados. La individualidad de un ser humano ocurre en relación a un sistema… La mirada ontológica nos muestra que compartimos una manera de “ser en común” Pensamos, sentimos y actuamos, somos parte de un fractal.

El aprendizaje transformacional se sostiene para Fractal bajo la premisa de que cada persona “elige” el territorio por donde desea transitar. Esto implica que cada mentor tiene el compromiso de acordar y resguardar sinceramente la identidad y privacidad del proceso de cada alumno.

También sostenemos que para aprender y ocurra transformación, los seres humanos requerimos de espacios amorosos, compasivos en donde sean ellos los protagonistas de su aprendizaje, sin el consejo de afuera, puedan reconectar con sus dones y rediseñar más propósito la vida que desean llevar.

Nos mueve que Nuestros alumnos de los diversos programas formación de Coaching, Especializaciones y Desarrollo de Jóvenes incorporen el “Sello Fractal”.

En Fractal Escuela de desarrollo humano creemos que somos seres interpretativos, vivimos en el lenguaje. Nuestra capacidad de generar interpretaciones está en permanente relación con nuestra capacidad de sentir. A mayor rango de sentimiento, mayor capacidad de interpretación y de posibilidades de reflexionar y actuar en el mundo.
Dado esto, El Cuerpo es para Fractal un dominio esencial dentro del aprendizaje: “Somos un Cuerpo”.

Entendemos al ser humano con un organismo vivo, que habita en la expansión y la contracción como impulso vital, que nuestro cuerpo cuenta nuestra historia y que los discursos culturales, valores, experiencias de vida, genética, traumas y saberes se registran en nuestra biología

Ponemos foco en el proceso para el aprendizaje transformacional: Sentido/darme cuenta/ contención/ recurrencia/ sostener= Incorporación de aprendizaje sostenido en el tiempo/nueva conducta

Para que exista un verdadero cambio conductual en la persona, organizaciones, o sistemas que involucren a seres humanos, se requiere generar contextos apropiado para Reconocer y validar que “hay algo que elegimos transformar” Este contexto requiere de cuidado y contención para sentirse seguro frente a la vulnerabilidad que implica el descubrimiento de que hay algo que no sabemos “como hacer”. Respeto por tiempos y ritmos de cada persona. Entendiendo que cada ser humano es un ser único y particular. Mirar las corazas defensivas que hemos construido a lo largo de la vida (juicios, paradigmas entre otros).


La construcción de confianza para reconocer fortalezas no exploradas o reconocidas, el empoderamiento de las nuevas competencias y recursos adquirido y la recurrencia en la práctica de dichas competencias manifestadas en acciones concretas, sostenidas en el tiempo.

Entendemos que el aprendizaje ocurre cuando este se ha incorporado: Mis ideas, mis emociones y mis acciones sostienen la nueva conducta en el cuerpo.